lunes, 20 de abril de 2015

ODISEA CÓSMICA – DC COMICS



Reseñado por: JML
Publicado en: Cosmic Odyssey (Norma)
Edición original: Cosmic Odyssey # 1 a 4 (Nov-1988 / Feb-1989)
Guión: Jim Starlin.
Dibujo Mike Mignola.
Tintas: Carlos Garzón.
Color: Steve Oliff.


Guión: A finales de los ’80 se estaba sobreexplotando el concepto de los eventos editoriales con múltiples tie-ins anexos a la lectura como cuasi obligación. En medio de esta naciente tendencia destaca “Odisea cósmica” por tener todas las características de mega evento, pero estructurada en formato de miniserie haciendo su lectura compacta y digerible por sí sola.
 Como sugiere su nombre, nos relata una aventura a escala cósmica, y para ello quien más indicado que el notable Jim Starlin. Starlin había hecho gran carrera en Marvel perfilando grandes sagas cósmicas con personajes como el Capitán Mar-vell, Warlock o Thanos. Leyendo el prólogo del tomo compilatorio de Odisea cósmica, se nos cuenta que para Starlin el primer hecho determinante del universo DC fue sin lugar a dudas la destrucción del planeta Krypton. Nuestro primer gran superhéroe: un alien. Mirando hacia el futuro, contábamos con grandes personajes a nivel cósmico en DC, pero sin ninguna historia sumamente determinante acerca de ellos en conjunto. He aquí que no extraña la elección de los protagonistas por su trascendencia cósmica y alienígena, teniendo al infaltable Batman como representación del factor terrícola. Y por supuesto, no podían faltar Darkseid y los nuevos dioses.
 Starlin teje con la maestría propia en él un argumento que nos lleva a descubrir su interpretación de lo que es la ecuación anti-vida. Un concepto introducido por Jack Kirby durante la creación de su cuarto mundo, pero que cada guionista le ha dado su propia interpretación en el tiempo. Para Starlin, el concepto pasó a ser algo más que metafórico; más bien un ser capaz de destruirlo todo. Es por ello que se hace trascendental la unión de los seres apropiados para detener las maquinaciones de la anti-vida, como su nombre lo indica, en total oposición a lo vivo.
 Como conjunto, resulta una obra bien elaborada que vale la pena su lectura.
Nota: 6,0.




Arte: En el plano artístico contamos con Mike Mignola. La idea original cuando se propuso esta miniserie era que el propio Starlin la dibujase, pero el autor llevaba un tiempo ya retirado del tablero de dibujo. Siendo un prometedor talento de cualidades bastantes únicas, Mignola se presentó como una opción favorable al proyecto.
 Siempre he recalcado el punto que Mignola es un artista que produce opiniones variadas en los aficionados. Algunos lo aman y otros lo detestan. A mí no me desagrada en absoluto, y es más, considero su trabajo en Odisea cósmica uno de los mejores – sino el mejor – de su carrera. Hay que recalcar también que el soberbio coloreado del experimentado Steve Oliff le da un realce al producto final. Una notoriedad que destaca el contexto de la obra.
 Mignola se luce con planos bastante acertados, dando buenas ilustraciones de los paisajes alienígenas o la parte decadente de Gotham city. La dramatización de las escenas está bien llevada sabiendo matizar bien las emociones de los protagonistas. Cosa que vemos bien ejemplificada en el propio John Stewart y el peso de su culpabilidad. Las versiones de personajes como Batman o Darkseid en el trazo de Mignola resultan exquisitas.
 El arte acompaña, por lo que a pesar de su elevado precio tratándose de una miniserie en formato prestige - también recopilada en tomos de tapa dura - para el aficionado vale la pena tenerla en su colección.
Nota: 6,0.




Historia: Darkseid encuentra a un comatoso Metron. Tras chequear los datos de la silla moebius, el tirano descubre que existe una fuerza más poderosa que él y necesitará ayuda para dominarla. Es por ello que acude a Highfather en Nuevo Génesis. Ante la amenaza que se cierne sobre todo el universo, es necesaria la ayuda de un selecto grupo de héroes de la Tierra. Superman, Batman, J’onn J’onnz, Starfire y el Green Lantern John Stewart. Junto con ellos el anciano Jason Blood – quien por aquel entonces estaba separado del demonio Etrigan -.
 La situación les es explicada por Highfather, quien relata el origen de la ecuación anti-vida. Aspectos de la anti-vida han logrado penetrar en el universo, configurando un plan de ataque para destruir la vía láctea mediante cuatro planetas específicos: la Tierra, Rann, Thanagar y Xanshi. Si dos de estos planetas son destruidos, todo estará perdido. Darkseid ha logrado construir unos artilugios para contener los aspectos, por lo que los héroes se dividen en cuatro parejas para encargarse de los aspectos. Batman y Forager van a la Tierra. Superman y Orion a Thanagar. Starfire y Lightray a Rann. Y J’onn J’onn con John Stewart a Xanshi. Tras la partida de los héroes, Darkseid y Highfather le revelan a Jason Blood que es una parte fundamental del éxito de la misión, debiendo unirse nuevamente a Etrigan. Idea que no le gusta para nada. Por su parte, Batman contacta con un aliado misterioso para que le eche un ojo a Darkseid.




 En Xanshi se produce el primer tropiezo, pues el prepotente John Stewart aparta a J’onn J’onnz creyendo poder manejarlo todo él solo. Una vez llega hasta la bomba que ha preparado el aspecto nada puede hacer, pues esta es de color amarillo – en ese tiempo los anillos aún tenían la debilidad al amarillo -. Xanshi explota.
 En Thanagar, Superman se encarga de detener la bomba del aspecto anti-vida mientras Orion distrae a las tropas Thanagarianas poseídas por el aspecto. Superman triunfa, pero se da cuenta que Orion ha masacrado a los Thanagarianos, cosa que le da un sabor agridulce a la victoria y lo pone en conflicto con el nuevo dios.
 En Rann, Starfire y Lightray se unen a Adam Strange en busca de detener al aspecto anti-vida, que en este caso ha tomado una forma bastante viscosa. Es gracias a la astucia de Starfire que logran triunfar.
 Finalmente en la Tierra, los métodos sigilosos de Batman dan fruto encontrando al aspecto anti-vida siguiendo el rastro de un parademonio de Apokolips que había quedado tiempo atrás varado en Gotham city. La lucha es compleja y finalmente todo se resuelve con Forager dando su vida en el intento.




 Jason Blood decide volver a unirse con Etrigan con el destino del universo en juego, y es así que Darkseid va a atacar a la anti-vida en su reino. Pero es cuando se da cuenta que es un poder mayor al que puede manejar. El aliado oculto de Batman aparece. Se trata del doctor Fate, quien trayendo a Highfather y Orion crea un contraataque místico en forma de pentagrama. La única solución es destruir la dimensión que contiene a la anti-vida. Tras triunfar, Darkseid se enfurece con doctor Fate por haberlo usado como su marioneta.
 John Stewart queda con toda la culpabilidad de la muerte de millones de seres vivos en Xanshi, por lo que planea suicidarse. Finalmente no lo hace, con J’onn J’onnz usando psicología inversa para disuadirlo. El cadáver de Forager es llevado a Nuevo Génesis, tras lo cual Orion se burla de él llamándolo “bicho”. Batman golpea con toda furia a Orion diciéndole que se llamaba Forager.
 En Apokolips, no todo está perdido para Darkseid, pues ha conservado una pequeña fracción de la anti-vida. En Nuevo Génesis, Highfather le ordena a Orion llevar el cuerpo de Forager con su pueblo. Un viaje que le puede servir para aprender algo de tolerancia.
Nota: 6,0.




Nota final: 6,0 (Chile) / 8,5 (Global).
 Las repercusiones más directas de Odisea cósmica fueron sin duda la nueva unión entre Jason Blood y Etrigan; y particularmente, la tragedia de Xanshi que marcó un antes y un después en la vida de John Stewart.
 Para Stewart este hecho fue fundamental en su evolución como personaje. Su aparición en los comics de Green Lantern se dio en pleno auge de los personajes negros de importancia en las viñetas, a inicios de los ’70. Llenando un poco más la llamada “cuota racial”, Stewart se configuró como un personaje demasiado plano de por sí. Tras Odisea cósmica los guionistas que trataron a Stewart tuvieron pie para darle un trasfondo interesante haciéndolo madurar y crecer como personaje a la luz de su fracaso. Si bien en el paso del tiempo Stewart ha sobrellevado este error, las heridas sanan pero quedan las cicatrices.




 Sobre las ediciones en español de Odisea cósmica, hay varias: Zinco, Norma, Planeta de Agostini y más recientemente ECC Ediciones. Como ya mencionaba antes, su compra no resulta de lo más barata pero vale la pena.
 Espero este articulo haya sido de tu agrado. Me despido, como siempre muy agradecido por tu visita. Recuerda que también puedes enterarte de nuestras actualizaciones mediante nuestros espacios en Facebook o Twitter.
 Hasta pronto.

 Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trailers

Loading...

Contacto si quieres reseñar

Mi foto
CONTACTO SI QUIERES COLABORAR: felipe_21_14@hotmail.com