jueves, 14 de junio de 2018

SPIDER-MAN: NUNCA TE RINDAS, CONCLUSIÓN – MARVEL COMICS



Reseñado por: JML
Edición original: The Amazing Spider-man # 800 (May-2018)
Guión: Dan Slott.
Dibujo: Nick Bradshaw, Humberto Ramos, Giuseppe Camuncoli, Stuart Immonen, Marcos Martin.
Tintas: Victor Olazaba, Cam Smith, Wade Von Grawbadger.
Color: Edgar Delgado, Java Tartaglia, Marte Gracia, Muntsa Vicente.
Portada: Alex Ross.




Guión: Wow. Este número de aniversario ha sido realmente redondo, cumpliendo con las expectativas de buen modo. Siendo usualmente los cierres algo problemático en la narrativa de Dan Slott, en esta ocasión ha logrado sorprender para bien. De principio a fin la lectura del cómic se siente como si fuese un buen blockbuster Hollywoodense. Buen desarrollo, un gran villano, la pelea final, y consecuencias para futuras secuelas – inclusive una escena post-crédito -.
 Si bien la amenaza de Red Goblin era quizás lo más peligroso que a Spider-man le había tocado enfrentar en su carrera, hubo dos factores importantísimos para lograr la victoria con la menor cantidad de bajas posibles: el ego de Norman Osborn y Flash Thompson. Sobre el primero, es el eterno talón de Aquiles del personaje, lo que tarde o temprano siempre termina haciéndolo caer en la derrota. Y sobre el segundo, qué buen personaje. Flash ha sido un claro ejemplo de la buena evolución que puede conseguir un personaje al paso de los años. Pasó por todo tipo de situaciones y logró ser un hombre de bien. Realmente se le extrañará – al menos hasta que en Marvel decidan revivirlo -.
 Un comic bien elaborado que exuda cariño a todos los personajes involucrados y gran conocimiento de cada uno de ellos. Más que mal es más de una década de Slott. A opinión personal de quien escribe estas líneas, dentro de lo bueno y lo malo que ha contribuido el guionista, en este caso por fin le ha dado el palo al gato de manera contundente. Buen trabajo, lectura recomendable.
Nota: 7,0.                              




Arte: Este número de aniversario contiene mayor cantidad de páginas, y por lo mismo está dibujado por varios artistas, que en este caso son artistas que han sido referentes de la longeva etapa de Dan Slott a cargo de este título. Vemos desfilar a artistas tales como Humberto Ramos, Giuseppe Camuncoli o Stuart Immonen, que a lo largo de la última década han contribuido a enaltecer la mitología del arácnido en las viñetas, una gran celebración que como aficionados es de agradecer.
 Dentro de los detalles de diseño, vemos a Spidey vestir su viejo traje alienígena, aunque en este caso con algunas pequeñas diferencias estéticas. Las secuencias en acción e intensidad están bien manejadas, en particular un buen trabajo de Stuart Immonen en la batalla final en Times Square. Sobre Immonen, valga mencionar que se habló que tras ilustrar este cómic se retiraría del mundo del cómic, cosa que él mismo salió a desmentir diciendo que de ahora en más sólo trabajará en contados proyectos que realmente le llamen la atención.
 En el apartado de las portadas, este cómic cuenta con muchassss de ellas, de las cuales adjunto unas pocas. Y la portada principal, como es usual, es obra del magnifico Alex Ross. Como siempre, a la altura de las circunstancias.
Nota: 7,0.




Historia: Tras dejar a sus colegas caídos al cuidado de Flash Thompson, Spider-man va tras la pista del Red Goblin llegando hasta Harry y Liz, enterándose que ha secuestrado a Normie. Raxton le dice al arácnido la nueva ubicación del tanque artificial de Anti-Venom, quizás lo único que podría hacerle daño a Red Goblin.
 Por su parte, con un profundo sentimiento de culpabilidad, JJ Jameson logra localizar a Eddie Brock para pedirle ayuda.
 Spider-man llega hasta la bodega de Alchemax, los otrora laboratorios Horizon, donde está el tanque de Anti-Venom. Sin embargo es demasiado tarde. Red Goblin se le adelantó y destruyó el tanque. Tras dejar sepultado en escombros a Spider-man, Red Goblin se dirige hacia la Torre Stark para atacar a Mary Jane Watson. Pero Venom logra llegar antes y repelerlo momentáneamente.
 En el apartamento de tía May aparece el pequeño Normie clamando estar perdido. Pero en realidad el niño ha ido a matarla. Es cuando llega justo a tiempo Doctor Octopus para salvarla. El simbionte cubre a Normie y contraataca como el Goblin Childe.
 De vuelta en la Torre Stark, Spider-man se une a la pelea y Red Goblin escapa. Sin más opciones para ganar, Eddie Brock le ofrece a Spider-man el simbionte de Venom para tener al menos una posibilidad. En un comienzo renuente, finalmente el arácnido debe aceptar a su viejo traje alienígena.
 En el apartamento de tía May, JJ Jameson se une a la refriega utilizando uno de los viejos robots mata arañas. Red Goblin llega a buscar a su nieto, seguido de cerca por Spider-man. Red Goblin y Goblin Childe escapan, Octavius ha logrado salvar a tía May. Spider-man se muestra agradecido por ello y le dice que de ahora en adelante habrá borrón y cuenta nueva entre ellos, lo que él decida hacer a futuro depende de él.




 Red Goblin y Goblin Childe llegan hasta Alchemax. Norman Osborn le exige a Liz Allan que le dé la empresa. Harry no está dispuesto a que su padre siga hiriendo a su familia. Spider-man aparece en acción y Osborn decide matar a Liz. Normie se da cuenta de la verdad de las cosas… su abuelo es malvado y Spider-man un héroe. Ahora Osborn culpa a Spider-man del hecho que toda su familia lo odia. Red Goblin escapa hasta el centro de la ciudad, donde se comienza a dar la batalla final.
 Osborn se jacta de que ha dejado zarcillos de simbionte en cada uno de los seres queridos de Peter Parker y ahora los matará. Afortunadamente Flash Thompson los curó a todos con el Anti-Venom que le quedaba. Flash sabía que Peter es Spider-man y por lógica sabía lo que tenía que hacer. Red Goblin se desquita con Flash, quien termina muriendo. Llegando a Times Square, Osborn se percata que la debilidad de Spider-man son todos… nunca fue necesario ir a por la familia de Parker. Spider-man se preocupa por todo el mundo. Así mismo Spider-man apela al talón de Aquiles de Osborn… su ego. Es así  que logra que Osborn se separe del simbionte de Carnage, como él mismo se separa del simbionte de Venom, dándose un final combate entre Spider-man y el Green Goblin. Cuando Osborn ya está acabado aparece JJ Jameson dispuesto a dispararle y acabar con su amenaza para siempre, pero Spider-man se anticipa al disparo recibiéndolo en un hombro. Peter no dejará que JJ sea un asesino.
 Es un nuevo día. El demente Osborn es encerrado en Ravencroft. Se hace todo lo posible por separar a Normie de su simbionte. Y se celebra el funeral de Flash Thompson. Peter se reconcilia con JJ y sin jamás rendirse reanuda su eterna batalla por honrar el mantra de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”…
Nota: 7,0.




Nota final: 7,0 (Chile) / 10 de 10 (Global).
 Este número se presenta como un perfecto cierre para la larga etapa de Dan Slott con el arácnido. Sin embargo, aún queda una última ocasión con el ejemplar The Amazing Spider-man # 801, donde Slott tendrá la oportunidad de despedirse debidamente de todos los personajes que ha escrito por tanto tiempo. Sin duda pica la curiosidad por leer este epílogo.

 Como mencionaba más arriba, este cómic cuenta con una escena post-crédito, práctica que para bien o para mal cada vez se está haciendo más usual en los comics de Marvel. En dicha escena vemos a un tipo llamado Elliot, que no es otro sino Otto Octavius, llegando a trabajar a Horizon University en San Francisco, clamando en que siempre se esfuerza en ser superior… Nuff said, las especulaciones quedan abiertas.


Escena post-crédito para The Amazing Spider-man # 800.

 Me despido, muchas gracias por tu visita. Si gustas de nuestra labor puedes seguirnos por Facebook o Twitter donde puedes enterarte de todas nuestras novedades y diversas noticias relacionadas al mundo del comic.

 Nos leemos en una próxima ocasión. Que tengas un excelente día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contacto si quieres reseñar

Mi foto
CONTACTO SI QUIERES COLABORAR: felipe_21_14@hotmail.com